Cómo funciona el inconsciente

Cómo funciona el inconsciente

¿Tienes la sensación de no tener el control de tu vida ni de las cosas que ocurren
en ella?

Es importante establecer que a lo largo de la historia muchas han sido las personalidades que han estudiado y centrado sus investigaciones en entender cómo funciona el inconsciente, destacando sin lugar a dudas a Freud, Él estableció que el inconsciente era interno al sujeto pero que este no podía acceder a él de manera directa.
Freud lo dividió en tres partes:
Consciente: Es donde concurren todos esos pensamientos donde focalizamos nuestra atención, que nos sirven para desenvolvernos y que utilizamos con inmediatez y rápida accesibilidad.



Pre-consciente: Es donde se concentra todo aquello que nuestra memoria puede recuperar con facilidad y ya está preparado para acceder a la parte consciente.
Inconsciente: Es la parte más grande, amplia y misteriosa. Es la parte que no se ve del iceberg y la que ocupa en realidad, la mayor parte de nuestra mente.
El inconsciente es un sistema de impulsos reprimidos que no llegan a la conciencia pese a que continúan activos en la persona.
Digamos que por un lado tenemos la mente consciente que se ubica en la parte posterior del cortex cerebral según el premio nobel Francisc cric y por otro lado tenemos la mente inconsciente que podría representar al resto del conjunto.
Esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta: ¿Entonces quién crea todas mis experiencias de vida?
En un 5% tu mente consciente y en un 95% tu mente inconsciente.
Digamos que desde la mente inconsciente se produce un impulso, este pasa por la mente consciente y se le da una explicación racional que provoca una decisión que a la vez crea una realidad.
Ahora vamos a clasificar los registros y contenidos que conforman cómo funciona el inconsciente:
Hasta día de hoy lo que se sabe de la mente inconsciente según distintos investigadores es que está al mando del conjunto de procesos mentales que se ejecutan de manera involuntaria, como por ejemplo la respiración, donde la persona no tiene que pensar para que se produzca el proceso, este es el llamado sistema nervioso autónomo o vegetativo.
El siguiente registro es el inconsciente familiar, que es todo el contenido e información que heredamos exclusivamente de los miembros que forman nuestro árbol genealógico, esta información tiene la misión de preservar la supervivencia del clan, por eso podemos llegar a ser inconscientemente fieles a la prioridades que el grupo familiar o algún miembro concreto de nuestro clan necesita custodiar o resolver, por eso se repiten los nombres de una generación a otra, tenemos parecidos idénticos, copiamos comportamientos, el lenguaje, incluso podemos llegar a sacrificarnos con el fin de identificarnos con la pertenencia del grupo familiar para así estar bajo su protección, los aprendizajes que se han formado a través de los referentes como padres, profesores o símbolos de autoridad, también podríamos meter en este registro los acontecimientos traumáticos de nuestra vida o ideales y creencias propias a partir de las experiencias vividas, en la mente inconsciente sobre todo se ocultan nuestras vergüenzas, miedos y aquello que no aceptamos de nosotros mismos, ni de nuestra familia, todo esto se proyectará con fuerza en nuestra realidad, siendo en la mayoría de situaciones victimas de nuestras propias proyecciones inconscientes.

La verdad sobre tu vida y sobre quien eres realmente, está en tu inconsciente

El discípulo de Freud, Carl Gustav Jung nos desveló un registro de contenido de cómo funciona el inconsciente e información que él llamó inconsciente colectivo, que es donde se guarda todo el conjunto de símbolos e ideas que forman parte de la psique de cualquier ciudadano y desde el comienzo de los tiempos del ser humano.
En el siguiente registro podríamos incluir el inconsciente formado por grupos sociales, se puede confundir con el inconsciente colectivo anterior, pero este es diferente, ya que no es tan arcaico, sino que se sostiene por la fidelidad, aceptación y protección, por ejemplo el inconsciente de un país, de una ciudad, de un barrio, de un grupo de amigos o una organización, es parecido al familiar, pero con menos intensidad e influencia, no quita que según la persona y sus vínculos con este tipo de colectivos puede afectar y ser fiel de la misma manera o más, hay personas que son capaces de pelear o poner su vida en peligro en beneficio de un colectivo aunque la violencia que se emplee no este para nada justificada.
El siguiente y último registro es el inconsciente biológico, del que se habla tan poco y sin embargo es tan importante para comprender como se expresa nuestro cuerpo. Nuestra supervivencia como especie está conformada y depende de programas biológicos encargados de que haya un equilibrio y coherencia entre la naturaleza del ser humano y el entorno en el que vive, en la mente inconsciente se guardan las claves para la adaptación biológica que nos lleva a la supervivencia, los preceptos culturales, las tendencias y las creencias familiares y sociales nos han desconectado de nuestra conciencia biológica, pero el inconsciente tiene otros planes, Cuando tenemos una necesidad biológica no satisfecha que nos produce un estrés imposible de evacuar, accede al inconsciente y él nos dará la solución, pero de manera biológica, por ejemplo a través de un síntoma.
Lo que tienes que entender de cómo funciona el inconsciente es que es realmente preciso y eficaz en lo que considera adecuado para si mismo.
Este es el cocktail de contenidos que forman el inconsciente, a parte de todo lo que no se sabe de él todavía. Y todo esto va a influir en cada pensamiento, sentimiento, emoción, situación, decisión y resultado que tengas en tu vida. Y el hecho de que no sepas el verdadero origen de cualquier cosa que pasa en tu vida, no te exime de las consecuencias de su existencia y funcionamiento.
Modelos como la Biodesprogramación se dedican a buscar de entre todo ese cocktail de información, todo aquello que crea conflicto y está escondido, llevándolo así a la conciencia para darle una solución, con el fin de liberar el estrés que esto producía, acompañando a la persona a un estado de equilibrio y bienestar emocional.
Para seguir comprendiendo todo esto vamos a conocer las 4 características que el inconsciente utiliza para funcionar:
La primera es la ausencia del espacio y del tiempo, para el inconsciente no existe el espacio-tiempo por lo que un conflicto traumático guardado o una experiencia limitante de la infancia sin resolver, se experimentará una y otra vez en el presente hasta que este se resuelva consciente o inconscientemente, la razón de por qué, no lo puedes identificar es porque ese conflicto se proyecta en tu realidad presente en una situación, en algunas personas de tu entorno o incluso en algún síntoma físico o psíquico.
La segunda es la ausencia del concepto de contradicción, el inconsciente es inocente y no responde al razonamiento lógico, digamos que es como un niño y todo lo procesa en afirmativo, de ahí que una persona que esté constantemente quejándose o perciba la vida como algo desagradable creará situaciones en su vida desagradables siendo fuera el reflejo de sus verdaderos pensamientos y emociones, el inconsciente no juzgará si está bien o está mal lo que viva la persona en su vida porque es lo que está generando, de ahí la expresión “Qué hecho yo para merecerme esto” el inconsciente te diría, es lo que estás pidiendo a mi que me cuentas.
La tercera es que no identifica entre lo imaginario, lo virtual o lo real, para el inconsciente todo es real, no utiliza el lenguaje verbal en la representación de sus contenidos, sino que se vale del lenguaje más primitivo de los símbolos. Esto afecta de manera directa a las personas que se toman muy a pecho las cosas que realmente no son importantes ni positivas para ellas, ya que al darle importancia el inconsciente las asumirá como algo real creando reacciones y estados emocionales negativos.
Y la cuarta es que está solo, para el inconsciente no existe el otro, sino que estamos más solos que la una, esto hace un efecto espejo que responde solamente a las interpretaciones de lo que creemos que vemos fuera, esta es una de las características más difíciles de reconocer ya que nos pone en una posición de tener que reconocer nuestras necesidades y carencias a través de las situaciones y las personas con las cuales interactuamos cada día, digamos que hay una persona que nos cae mal, desde la parte consciente juzgamos a la persona, desde el inconsciente lo que está sucediendo es que vemos reflejada en esa persona algo que estamos escondiendo y no queremos reconocer de nosotros mismos, de ahí que se proyecte en los demás en forma de espejo y cuanto menos reconozcamos esa parte oculta de nosotros mismos que está en conflicto, con más fuerza se proyectará en el exterior, en forma de injusticia, desvalorización, vergüenza, miedo o rabia y violencia.
Llegados a este punto ya podemos comprender que el inconsciente no hace nada por casualidad, las relaciones de pareja que tenemos, nuestro estado de salud, los accidentes, nuestra relación con el dinero y con el trabajo y en definitiva la realidad que vivimos y percibimos de nuestro entorno se crea desde el inconsciente, para después interpretarlo desde el consciente.
Si no vives una vida plena en la salud, las relaciones, el dinero o el propósito deja de buscar fuera, todas las respuestas están en tu interior, cambiando los parámetros y la configuración de tu percepción cambiará tu realidad exterior en todos los sentidos.
Tu eres el único co-creador de tu presente y futuro, libérate ya del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
13 + 8 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.